Jump menu

Main content |  back to top

Sin importar que un motor se utilice en un entorno caluroso, frío, inclinado, polvoriento, fangoso o durante periodos prolongados, debe saber que el lubricante lo protegerá en todos los casos.

La protección activa de los lubricantes Shell Rimula para motores diésel de uso intenso actúa sin descanso en tres áreas críticas:
1. Control de los ácidos: el uso de aditivos probados ayuda a proteger frente a la corrosión causada por los ácidos formados en la combustión.
2. Control de los depósitos: contribuye a mantener limpio el motor para obtener un rendimiento homogéneo y una vida útil larga.
3. Control del desgaste: mantiene separadas las superficies metálicas móviles del motor para extender su duración.

Shell Rimula R2

Los lubricantes con protección activa Shell Rimula R2 utilizan combinaciones ya probadas de aditivos que reaccionan a las necesidades del motor. Cuentan con un sistema mejorado de control de los ácidos para aumentar la protección y la durabilidad. Cada aditivo especial libera su fuerza protectora cuando se requiere, para garantizar una protección confiable y uniforme contra los depósitos y el desgaste y una acción potente y duradera.

La acción potente y prolongada de Shell Rimula R2 protege frente a ácidos/corrosión, suciedad/depósi

La acción potente y prolongada de Shell Rimula R2 protege frente a ácidos/corrosión, suciedad/depósitos y desgaste.

Capacidad de protección
Más que una lubricación simplemente confiable, Shell Rimula R2 consigue una acción potente y duradera en motores de uso intenso que no tienen turboalimentación.

Shell Rimula R2 ofrece hasta un 33% más de control de los ácidos y la corrosión que los lubricantes

Shell Rimula R2 ofrece hasta un 33% más de control de los ácidos y la corrosión que los lubricantes API CF de calidad básica.

Control adicional de los ácidos
Para conseguir su acción potente y prolongada, Shell Rimula R2 está formulado con hasta un 33% más de componentes que controlan los ácidos y la corrosión con respecto a los lubricante API CF de calidad básica.

Cómo utilizar los lubricantes R2 de forma segura
Siempre que los lubricantes Shell Rimula R2 se utilicen correctamente en las aplicaciones recomendadas, es improbable que presenten riesgos significativos para la salud o la seguridad. No obstante, debe evitar el contacto con la piel y utilizar guantes impermeables para manipular el lubricante usado. En caso de que el lubricante entre en contacto con la piel, lávese inmediatamente con agua y jabón. Para deshacerse del lubricante usado, llévelo a un punto de recogida autorizado. No lo vierta en la tierra, en desagües ni en el agua.

Los lubricantes Shell Rimula R2 son apropiados para su uso en:
• Muchas actividades medianas e intensas de transporte por carretera con camiones no turboalimentados, en especial si el combustible presenta un contenido medio o alto de azufre.

• Conducción con arranques y paradas constantes, como es el caso de autobuses urbanos con motores no turboalimentados.
• Gracias al sistema mejorado de control de los ácidos, Shell Rimula R2 resulta adecuado en particular para uso fuera de la carretera, como en tractores agrícolas o en maquinaria ligera o intermedia para construcción, donde tal vez se usen combustibles de peor calidad.

Herramientas de página