Jump menu

Main content |  back to top

Los ingenieros de Shell Lubricants han desarrollado lubricantes sintéticos de primera calidad que pueden agregar valor a su negocio ayudándole a:

Reducir el consumo de lubricante gracias a productos más duraderos

Como usted desea que sus vehículos pasen más tiempo en la carretera y los costos de lubricación sean menores, buscará lubricantes y grasas que extiendan los intervalos de cambio de aceite.  Los lubricantes para motores diésel de uso intenso Shell Rimula están diseñados para destacar por su estabilidad a la oxidación y al esfuerzo de corte Resistir la oxidación ayuda a alargar los intervalos de cambio de lubricante.

Ahorrar en combustible gracias a lubricantes de tecnología sintética

Los lubricantes con menor viscosidad pueden reducir el consumo de combustible disminuyendo las pérdidas de energía causadas por la fricción. Sin embargo, una viscosidad demasiado baja puede poner en peligro la capacidad del lubricante para proteger frente al desgaste. Los lubricantes sintéticos de Shell están diseñados para producir protección y consumir menos combustible durante toda su vida útil.

Alargar los intervalos de cambio de filtro con productos con bajo contenido en SAPS

«Los lubricantes sintéticos de Shell tienen un índice de viscosidad elevado, lo que implica que se alteran menos con la temperatura. Se adaptan para funcionar mejor en condiciones de calor y de frío, pues no se espesan mucho para fluir bien con frío y no se licuan mucho para proteger a temperaturas elevadas». Jason Brown, científico
Los lubricantes con base sintética también mejoran la protección para el encendido en frío, con un flujo excelente a temperaturas bajas de incluso -40 °C.
 

Elegir el lubricante correcto para un vehículo incrementa su valor. Para averiguar cuál es el lubricante correcto para su carro de forma rápida y sencilla, utilice nuestra herramienta Shell LubeMatch.

Herramientas de página