Jump menu

Main content |  back to top

Mitos sobre el lubricante de motor

Mito 1: “Si un poco de lubricante es bueno, mucho será mejor”.

Llenar el cárter demasiado es malo. Puede causar un exceso de calor por el aumento de la resistencia, lo cual acorta la vida útil del motor. Además, se salpicará mucho lubricante a los cilindros, que quemarán más lubricante y así aumentarán los depósitos en la cámara de combustión, que pueden derivar en problemas de funcionamiento. Existe la creencia popular de que cuatro litros de lubricante es la cantidad adecuada para un carro de cuatro cilindros. Pero no siempre es así.

Compruebe la capacidad exacta del cárter en el manual de su carro porque tal vez pueda guardar algo de lubricante para ir rellenando posteriormente. Recuerde que debe añadir lubricante hasta el nivel indicado en la varilla, ni más ni menos.

Mito 2: “No es bueno que el lubricante de motor se vuelva negro”.

Al contrario, si el lubricante de motor no se ennegrece, es señal de que no funciona. Los lubricante para motor modernos contienen aditivos detergentes y dispersantes que limpian las piezas internas del motor eliminando la carbonilla y manteniéndola en suspensión en el lubricante (donde resulta inofensiva). Es preferible que la carbonilla esté en el lubricante (para que así se elimine al cambiarlo) a que se deposite en el motor, donde puede causar más daño.

Mito 3: “Todos los lubricantes para motor son iguales”.

Los lubricantes para motor tienen diferentes características físicas, tecnología de aditivos y contenido de aditivos. Cada lubricante está formulado para cumplir varias especificaciones.

La elección de un lubricante apropiado dependerá de la recomendación del fabricante del motor y del tipo de servicio al que se someterá al lubricante. Usar el tipo idóneo de lubricante puede resultar más económico a largo plazo. Para saber cuál es el lubricante que más le conviene, pruebe nuestra herramienta Shell LubeMatch aquí.

Mito 4: “Los aditivos pueden aumentar el rendimiento del lubricante y del motor”.

Añadir aditivos comerciales al lubricante del motor es como añadir azúcar a una bebida refrescante: no lo necesita. Los lubricantes de motor de primera calidad se han formulado con todos los aditivos necesarios para garantizar un rendimiento óptimo del motor.

Los aditivos no pueden reducir el consumo de lubricante de un motor antiguo ni restaurar las propiedades protectoras de un lubricante usado. De hecho, los aditivos pueden alterar las propiedades químicas del lubricante y crear nuevos problemas.

Es más seguro y más económico utilizar lubricantes superiores “terminados” de calidad comprobada. No malgaste su dinero en aditivos.

Mito 5: “El lubricante nunca se desgasta”.

El lubricante sí se desgasta. El principal enemigo del lubricante es el calor. Funcionando a temperaturas elevadas, empieza a oxidarse y a espesarse. Además, los lubricantes de motor pueden saturarse si hay demasiada carbonilla, agua, ácidos, impurezas, partículas metálicas y materiales oxidados. Todo esto puede causar que se taponen los filtros y los recorridos del lubricante, así como interferir con la correcta acción de algunas piezas fundamentales del motor.

Cambie el lubricante con regularidad de acuerdo con el intervalo recomendado.

Herramientas de página